Film security

Existen diferentes tipos de seguridad a tener en cuenta en un set de rodaje. Antes de empezar con la propia grabación es necesario proteger el guión mediante propiedad intelectual. Cuando empiezas a producir o dirigir una película también es necesario disponer de seguridad física en el set, y proteger los documentos y la privacidad de tu cliente. Pero lo primero de todo es mantener la seguridad del propio guión.

No hay un caso peor que tener un cliente con un guión espectacular, solo contar con tres meses para la producción y tener que parar todo porque alguien interpone una denuncia contra el guionista por robar la idea. Estos servicios de seguridad se encuentran disponibles de modo que el guión puede revisarse si tienes dudas o simplemente quieres estar seguro. Al final del día, los escritores son responsables de mantener su trabajo a salvo pero ¿cómo lo hacen? Es importante recordar que las ideas no pueden tener copyright. Solamente la forma en que se ejecuta esa idea puede registrarse, lo que se materializa en un guión o proyecto. Aun así, si el guión está registrado en la WGRA Writer Guild of América, ProtectRite o tiene su registro, esto solo supone una prueba de que el guionista ha registrado el mismo como primer propietario del mismo. Así que una vez que hemos registrado el guion ¿qué precauciones deben tenerse durante la filmación?

En estos días la seguridad en lugares públicos es algo fundamental. Proteger a tus actores, su familia y su equipo es algo que no puedes dejar de lado. Por eso existen diferentes empresas de seguridad especializadas en rodajes de cine, cuyo personal tiene la experiencia necesaria para mantener un entorno de trabajo seguro y libre de incidentes. Si nunca has trabajado con una de estas empresas lo mejor es buscar recomendaciones y opiniones, o ver análisis propios del sector. Nada puede ser más vergonzoso que tener a tus guardias de seguridad persiguiendo a los actores por el set porque no tienen la experiencia ni la conducta adecuada para este tipo de trabajos. Para proteger a tus clientes y a tus actores siempre debes asegurarte de que toda persona que se mueva por el set de rodaje o sepa algo sobre la película haya firmado el imprescindible acuerdo de confidencialidad (NDA, por sus siglas en inglés). Aunque no es una medida que proteja directamente la información, sí supone un toque de atención al personal para que se lo piensen dos veces antes de hablar más de la cuenta ante el posible problema legal que se les avecina. Una vez en el set es importante no dejar documentos sin vigilar ni un solo segundo. Un solo golpe de cámara desde un móvil basta para robar esa información. Por eso debes recordar al personal que no se deben dejar equipos informáticos o móviles activos cuando no se están utilizando y que tampoco deben enviar información sobre la producción, el reparto o el personal a través de correo electrónico. Aunque es más caro siempre es más seguro emplear una empresa de seguridad documental profesional.

Nadie puede asegurar el 100% de la privacidad de la filmación pero tomando las precauciones necesarias y generando un entorno seguro para ti, tu equipo y tu personal estarás casi rozando ese porcentaje.