Corporate video production

En el mundo empresarial basado en la competitividad extrema que vivimos es complicado para una empresa hacerse hueco en el mercado. Crear un video corporativo permite crear una mejor empresa al establecer una conexión directa con la audiencia objetiva. Estos son los pasos habituales para crear este tipo de videos:

Planteamiento inicial

La producción se inicia con el planteamiento inicial realizado por el cliente. Durante este primer planteamiento la empresa de filmación recoge la información necesaria tocando aspectos como la intención del video, la audiencia objetivo, que es lo que el cliente quiere comunicar y en qué forma plantean comunicar ese mensaje. Algo que siempre debe comentarse también es el presupuesto del cliente para el video. Obviamente cuanto más pueda gastar la empresa más rápido y de mayor calidad será ese video. Aun así, si el presupuesto es ajustado también hay opciones para obtener grandes resultados aunque puedan tardar más en ser obtenidos. Es esencial que la empresa de producción entienda los objetivos del cliente y su posicionamiento de mercado. Algo que solo puede hacerse durante una intensa labor inicial de conocimiento.

Desarrollar el concepto

En este punto es donde se desarrolla al detalle el concepto del video. El mercado objetivo es aquel que el cliente quiere atraer. La mejor forma de hacerlo es viendo lo que quieren escuchar a través del estudio previo.

Es clave tener en cuenta que la audiencia busca algo interesante y no quiere perder el tiempo. Solo verán el video si consideran que puede aportarle algo positivo, como entretenimiento o formación. Por eso la empresa de grabación debe ser capaz de mostrar al cliente un concepto que responda a este objetivo.

El calendario y planificación

En esta parte se organizan los plazos para la producción del video. También debe tener en cuenta la valoración del cliente respecto del borrador inicial que establece el desarrollo del video y el tiempo necesario para pasar del borrador a la versión final.

Revisar el sitio

Para garantizar el mejor video posible es necesario que la empresa verifique el lugar donde va a grabarse ese video. Es importante tener en cuenta aspectos como el brillo de las ventanas, la limpieza o el ruido de fondo. La producción debe buscar siempre la mejor forma de establecer el set, gestionando además el tráfico de personas que mueven las oficinas. La empresa también debe optar por la ubicación que menos problemas cause en el trabajo diario, manteniendo la mejor calidad de grabación.

Preparando el video

Antes de que el equipo llegue a la empresa es necesario enviar un documento orientativo al cliente para que sepa lo que va a pasar. El proceso previo incluye la iluminación de la escena y la anulación de cualquier problema de sonido como motores de aire acondicionado o del tráfico

Rodando el video

Con todo el proceso listo, el proceso de grabación propiamente dicho suele ser breve. El rodaje comienza con el golpe de claqueta, usado para sincronizar la toma. El montaje incluye dos ángulos de cámara listos antes de empezar a grabar. Una vez que las tomas han sido rodadas se almacena el contenido de las mismas en las instalaciones de la empresa de grabación a espera del proceso de edición.

Producción de video

Una vez grabadas estas tomas se envía el video terminado al cliente para que indique que le parece. Es necesario tener en cuenta todos los cambios que puedan surgir, para su inclusión en el segundo borrador. En este punto aunque sean varios los cambios deben ser menores fundamentalmente. El cliente aun podrá ver la versión final del video antes de dar la aprobación definitiva.